sábado, 18 de marzo de 2017

5 Hallazgos científicos acerca del TDAH.


Artículo traducido desde Debate en ADHD Europe. 
 
Doug Puryear
 . KNOW ADHD
14 de Marzo 2017
Dr. Timothy Wilens, del Massachussets General Hospital. Para AudioDigest.
  • Nuestros cerebros afectados por TDAH son diferentes. Cuando nos es dada una tarea puntual, un área extra de nuestra corteza cerebral se activa. Esta situación hace menos eficiente el procesamiento de la información. Estudios han hallado que algunos de los sistemas de conexión entre áreas cerebrales son diferentes en TDAH. Existe ahora mas evidencia que el TDAH es REAL y una condición especifica.
  • En algunas personas los estimulantes, pueden cambiar estas alteraciones cerebrales acercándolas a un funcionamiento normal.
  • Padecer TDAH, incrementa la mortalidad, los intentos de suicidio o los suicidios consumados, el abuso de sustancias, el tabaquismo, los problemas escolares, los trastornos de conducta, el fracaso escolar, la criminalidad, los accidentes automovilísticos, la baja autoestima, la depresión, los trastornos de ansiedad, entre muchos de los no deseables desenlaces.
  • Estas consecuencias negativas, están relacionadas al TDAH no tratado vs el que recibe tratamiento.
  • Esta es una correlación, que no implica única causalidad. Por ejemplo puede ser que niños que hayan recibido medicación mas temprano y por mas tiempo, hayan tenido mejores padres y ese factor sea el causal en estas diferencias. Pero la correlación junto a la normalización del funcionamiento cerebral con la medicación, es altamente sugestivo de ser el motivo del cambio

El TDAH es un desorden del Neurodesarrollo que afecta a la población en un porcentaje que va entre un 4% a un 9% según la franja etaria.
Muchísimos adultos afectados, transitan por consultorios médicos, pidiendo asistencia psicológica, o psiquiátrica, y relatando su crónico padecimiento y no son vistos.
Debemos tomar conciencia, que el costo emocional para el sujeto y su familia, el económico dado que invierten en consultas sin encontrar alivio a su padecimiento, los deja exhaustos y sin esperanzas.
Es nuestra obligación como sociedad el tomar conciencia del enorme daño que comenten, docentes, terapeutas, pediatras, y psiquiatras cuando niegan su existencia, y obviamente no proveen del tratamiento adecuado.

No te quedes mirando.
Participa. Lee. Estudia.
Involúcrate.
Difunde. Comparte.

Súmate a los que a diario estamos compartiendo desde la medicina basada en la evidencia.
No te salves.
No te llenes de calma.

Muchas Gracias.
Traducción por N Echavarría.
18/6/2017



sábado, 18 de febrero de 2017

No es que no quieren NO pueden



         LA MOTIVACIÓN ES LA ENERGÍA QUE NOS PERMITE SOSTENER NUESTRAS ACCIONES HASTA FINALIZAR NUESTRO PROPÓSITO.
PARA ELLO, DEBEMOS ENTENDER QUE ACCIONAR SOBRE DESAFÍOS MUY COMPLEJOS, O DIFÍCILES CUANDO TENEMOS POCA EXPERIENCIA, NOS LLEVARÁ A EXPERIMENTAR ANSIEDAD.
CUANDO FRENTE A LA MISMA COMPLEJIDAD DE LA TAREA ADQUIRIMOS MÁS HABILIDAD Y EXPERIENCIA, EXPERIMENTAMOS ABURRIMIENTO Y TEDIO.
EL EQUILIBRIO SURGIRÁ DE HACER MÁS COMPLEJA LA TAREA, A MEDIDA QUE GANAMOS EXPERIENCIA…
LA EXPERIENCIA NO TIENE LÍMITE.

1
LA MOTIVACIÓN SERÁ UNA ENERGÍA QUE SURJA DEL EQUILIBRIO DE QUE SINTAMOS:



  • AUTONOMÍA ( RECURSOS PROPIOS, POSIBILIDAD DE TOMAR DECISIONES)
  • PROPÓSITO  ( PARA QUE?)
  • HABILIDAD O MAESTRÍA. ( NUESTRA CAPACIDAD PARA REALIZAR LA TAREA)

NUESTRA AUTOESTIMA, ES LA VALORACIÓN QUE NOS ADJUDICAMOS A NOSOTROS MISMOS. ESTA SURGE EMINENTEMENTE DE NUESTROS LOGROS, DE NUESTROS TRIUNFOS, DE NUESTROS VÍNCULOS.


LA AUTOESTIMA NO ES UN RESULTADO UNILATERAL DE RECIBIR HALAGOS DE PARTE DE NUESTROS PADRES O MAESTROS, AUNQUE ESO, SIN EMBARGO, CUENTA.
ES UN EQUILIBRIO ENTRE NUESTRA CAPACIDAD DE APRENDIZAJE PARA ENFRENTAR NUEVOS PROBLEMAS, Y SENTIRNOS CAPACES AL HACERLO.

LAS HABILIDADES QUE SON RESULTADO DE LA MADURACIÓN NEUROLÓGICA Y DEL DESAFÍO DEL ENTORNO, PUEDEN SUFRIR VARIABLES QUE DEJAN A LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES FRENTE A DESAFÍOS QUE, AUNQUE PERTENEZCAN A SU EDAD CRONOLÓGICA, NO SIEMPRE SON EQUIVALENTES A SU EDAD EVOLUTIVA.

ENFRENTADOS A TAREAS EN LAS QUE CARECEN DE RECURSOS (PUES AÚN NO LOGRARON ADQUIRIR ESAS HERRAMIENTAS) EL FRACASO, Y LA FRUSTRACIÓN SE VEN INCREMENTADOS.

EN EL ENTORNO MUCHAS VECES ES INTERPRETADO COMO FALTA DE VOLUNTAD, CONDUCTA DESAFIANTE, O FALTA DE PRÁCTICA, EXPONIENDOLOS A QUE PERMANEZCAN FRENTE A LA TAREA QUE NO PUEDEN REALIZAR.

¿QUE CLASE DE IMAGEN DE SÍ FORJARAN ESTOS NIÑOS?

NO LOGRAN DESARROLLAR LA AUTONOMÍA NECESARIA, Y LOS PROPÓSITOS SERÁN PROBABLEMENTE EVITAR LOS DESAFÍOS, O CONFRONTAR CON QUIENES INSISTEN AL DESCONOCER LA DIFICULTAD DE BASE.

IR AL COLEGIO LES DARÁ ANSIEDAD O ABURRIMIENTO, PERO NO DESEOS. LES GENERARA UNA EXPOSICIÓN SISTEMÁTICA AL FRACASO.

SUS HABILIDADES PARA INTERACTUAR CON OTROS NIÑOS TAMBIÉN SE VEN AFECTADAS, POR LO QUE SE SUMARÁ AL ENORME ESTRÉS ESCOLAR Y SOCIAL DONDE MUCHOS SON VÍCTIMAS DE BULLYING, O VICTIMARIOS POR FALTA DE HABILIDADES SOCIALES.
CARECEN DEL ENTENDIMIENTO DE LOS TIEMPOS, LA RECIPROCIDAD Y COOPERACIÓN ENTRE PARES.

HOY SABEMOS QUE TODAS ELLAS FORMAN PARTE DE LAS FUNCIONES EJECUTIVAS CEREBRALES.
NO ES QUE NO QUIEREN, NO PUEDEN.


LAS POCAS HABILIDADES PARA AUTORREGULAR LA CONDUCTA, ADEMÁS DE SU DIFICULTAD ACADÉMICA, SERÁ PROBABLEMENTE RESPONSABLE DE COLOCARLOS EN UN CIRCUITO QUE REALIMENTA SU AISLAMIENTO Y ESTRÉS.

IMAGINEMOS 180 DÍAS DE EXPOSICIÓN AL ESTRÉS ESCOLAR, EN EL CEREBRO DE UN NIÑO...EN SU SISTEMA INMUNOLÓGICO, EN SU CRECIMIENTO FÍSICO Y DESARROLLO SOCIAL, IMAGINEMOS EL SUFRIMIENTO AL QUE LOS DEJAMOS EXPUESTOS A DIARIO, AL IGNORAR QUE TAN SOLO SON VÍCTIMAS DE UNA DISFUNCIÓN INVISIBLE.

EL TDAH ES UNA DISFUNCIÓN QUE AFECTA A CASI EL 8% DE LOS NIÑOS, Y 4,4% DE ADULTOS.






Nuestra capacidad de sostener la motivación, no es solamente una ecuación matemática.
Nuestra motivación también se nutre de sentir que hacemos algo valioso, que pertenecemos a una comunidad que valora quienes somos, que nos contiene, y nos ayuda en las dificultades y celebra con nosotros los logros.
El progresivo desaliento, que muy temprano persiste en el niño que tiene una disfunción ejecutiva y una disrregulación emocional, se disemina a todo su mundo interno, llevándolos a disociarse, a aislarse, para sobrevivir al estrés que no les da tregua.

sábado, 11 de febrero de 2017

Que es lo que hacemos mal?


Cuando veo en mi trabajo últimamente diría casi como una constante, batallas y crisis entre padres hijos, pienso ¿que es lo que hacemos mal?



¿Que hacemos mal cuando deseando tener una familia, ansiosos y orgullosos por cuidar y criar a esos pequeños, no podemos luego lidiar con ellos en su adolescencia?


Escucho padres colapsar, que transmiten a sus hijos al hacerlo su impotencia, que literalmente transpiran su íntimo deseo de imaginarse en la fantasía de enviarlos de regreso…al sitio de donde vinieron...


Padres impotentes que perdieron toda capacidad de proveer una base segura para su desarrollo serán el eje del estrés y del miedo.



Un escenario que invitará a que esos niños que crecen se aparten, se encierren, se desconecten, solo por supervivencia.


Una rápida respuesta puede ser culpabilizar a la vida moderna.


Culpabilizamos al sistema que nos demanda como consumidores, y nos lleva al insano modo de vida donde el trabajo es solo una fuente de ingreso, en vez de un ejemplo de satisfacción y logro.

Nos excusamos diciendo que debemos pagar colegios privados, vacaciones costosas, darles todo aquello que tal vez no tuvimos, y el mercado nos vende como llaves para el éxito imprescindibles.


Decimos que son los videojuegos, que son las pantallas de sus teléfonos, que es el nuevo estilo de ciudades donde crecen miles de niños que jamás podrían conocerse.  
Niños aislados en casas que se amontonan, pero cuyos habitantes se ignoran.


Decimos que el problema es el colegio, y culpabilizamos a los docentes.


Los docentes dicen que somos los padres, que esperamos que nuestros hijos reciban límites que no estamos dispuestos a instalar por temor a que los pequeños tiranos se enojen y nos hagan un escándalo...que haga que el resto de los adultos nos baje las calificaciones necesarias para sentirnos parte de una organización social que nos signifique pertenencia.


Decimos, explicamos, intelectualizamos respuestas que suenan eruditas y hasta podrían parecer ciertas.


Mi humilde impresión acerca de tanta crisis, es que todos padres e hijos nos sentimos solos.


Tremendamente solos, e inseguros.

Incapaces de hacernos cargo pues la fragilidad de nuestros recursos no nos alcanzan para hacerle frente a semejante lucha.
El estrés cotidiano supera nuestros recursos.


Desbordados buscando cubrir expectativas que crecen fuera de nuestros intereses, esperando las recompensas momentáneas, que por serlo son fugaces e intrascendentes.
Alejados de los pequeños y simples momentos de logro, de satisfacción solo por haber hecho algo que deseábamos y haber triunfado en el intento.
Y no disponemos de tiempo para cultivar las semillas del cambio. ¿
Y si los padres nos sentimos como trapecistas amateurs sin ninguna red...¿realmente podremos hacer bien nuestro trabajo?


Y miro en el seno de mi familia, y me digo.

¿ Que es lo que hice bien yo para merecer cinco hijos que no solo admiro, sino respeto y valoro en su cotidiano devenir por sus vidas?

Porque debo reconocer que mi familia tiene un tinte de atipicidad, diría…


Tal vez la respuesta haya empezado hace mucho, mucho tiempo. Tal vez mientras tejía una corbata.

Creer en la "presencia" dentro de sus vidas, tal vez es algo básico pero muchas veces somos reemplazados por alguien que cubre nuestros roles.

Siempre agradecí la ayuda que me brindaron las personas elegidas para acompañarme en este trabajo, auxiliares de madre mas que empleadas.

No fui una mamá de esas de 100% del tiempo en casa. No fui a la puerta del colegio todos los días, pero si muchos...
Trabajé, viajé, y estudié mucho.
Los dejé solos. Me sentí con culpa.
Pero siento que ellos siempre supieron que era su red, y ellos la mía.


Creo que otra diferencia fue que siempre estuve presente aún sin estar físicamente a su lado.

Lo hacía cuando comían los fideos caseros, cuando cosía sus disfraces de noche, o cuando preparaba 400 cookies para el colegio o cuando me quedaba hasta tarde repasando biología, o preparando Anatomía...o sentada en un banco esperando que salieran.

Lo hacía cuando nos metíamos en el colegio un Domingo a buscar esa carpeta olvidada...o cuando podían elegir como vestirse, desde los pantalones gigantes de la mayor, hasta los tules rosados de un vestido de 15.

La diferencia para mí estuvo también en el olorcito a sopa, en la mirada cómplice, en la seguridad incondicional que siempre busqué transmitirles.
En los cuentos inventados, en las masas de colores y el permiso para usar el colchón de tobogán por la escalera...

Eso no implicaba un sí a todo lo que deseaban.
Hubieron muchos NO.
Y muy pocos berrinches.

Implicaba un mensaje de confianza y de protección implícita, de justicia, de buen humor y de juego.


Límites siempre hubo.
Pero jamás violencia. Jamás humillación.
Hubo permiso para enojarse, y para llorar y tener miedo.
Permiso para reírse y hacer de todo algo divertido, permiso para acompañarse mutuamente en los mas duros momentos.

Estructura siempre hubo, pero jamás imposición ni demanda de obediencia.
Lavan los platos, cocinan y hacen las compras.
Un delicado equilibrio que me coloca como una madre extraterrestre hoy en día.
Diálogos hubo, y siempre con la posibilidad de saber que la equivocación podría ser mía, nunca sostuvimos una brecha ni una distancia aunque respetamos nuestros tiempos.


Peleas, crisis, conflictos, siempre hubieron en casa, pero jamás faltó el respeto mutuo, el mensaje del amor y de la validación del que tenía formas de ver las cosas diferentes.



Hubieron consecuencias y no castigos. Sobraron los abrazos y las sopitas de Vitina..

Caminamos en medias, comimos haciendo miguitas en la cama, y nos tiramos a la pileta vestidos para festejar el fin de las clases... 
Si, y no me avergüenzo por ello.





Pudieron equivocarse e intentar de nuevo.
Pudieron tomar malas decisiones, y saber que podían seguir siendo amados, sin tener que esconder los fracasos.
Jamás fueron adiestrados ni domesticados para imitar un modelo exitoso, porque firmemente no creo que el éxito sea un estándar posible.

viernes, 8 de abril de 2016

Que hacemos si los distraídos son los maestros?

Si tienes un hijo en edad escolar, nivel inicial, o terminando el secundario, probablemente hayas atravesado varios años de sufrimiento acompañando a tu hijo a pasar de año.

Llanto, maestros particulares, fines de semana guardados sin salir, castigando así una dificultad por el desconocimiento.

Este mensaje es para despertar conciencia en docentes que no ven lo que sucede frente a sus narices. Y en los padres y madres de familias que siguen peleando.
No es un ataque hacia los maestros sino mas bien una reflexión para que hagan foco y concentren su atención en lo trascendente del rol que ocupan. Y que cambien.




No todos los docentes son iguales, pero son la excepción y no la regla.

Ser docente es una elección tan altruista como la de los que elegimos ser profesionales de la salud. Daremos a diario en nuestro trabajo no solo lo que sabemos hacer, sino la oportunidad de que, quienes estén bajo nuestros cuidados, aprendan lo importante que son como personas.

Ni padres, ni alumnos pueden elegir a sus maestros, ellos tampoco parecen elegir cuales serán sus alumnos.
Pero sí podrían elegir hacer algo diferente con los que presentan dificultades.

Los colegios deberían buscar a los docentes más capacitados, no solo académicamente, sino los capaces de reciclarse, de abrir su sensibilidad y tomar conciencia que son artífices de gran parte de la construcción, en sus alumnos , de quienes serán como personas.

Muchos pueden elegir a sus médicos, terapeutas, psicopedagogos. Eso hace que si no les gusta el trato o los resultados, elijan llevarlos a otra parte.

Veo a diario el derrotero de familias, que son incomprendidas, ignoradas, culpabilizadas y muchas veces abandonadas, por la falta de capacitación en los docentes que sostienen un sistema educativo del siglo XIX.

 Niños rotulados, no por el diagnóstico de lo que les suceda, sino por la mirada de ignorancia de sus maestros.

No saber cómo verlos, cómo ayudarlos a integrarse, o a "aprender "cuando requieren adaptaciones genera un enorme daño.





miércoles, 6 de abril de 2016

Tanques vacíos



Vivir afectado por TDAH, es algo complejo, para ser representado en cuatro letras.
Escucho banalizar el tema, y me entristece.
Pero aún no me cansa como para tirar la toalla. Soy vasca de sangre, y eso me hace perseverante y cabeza dura.

Me da mucha pena que casi un 10% de niños y la mitad de esa cifra de adultos sufra en silencio funcionando a diario mientras al hacerlo pierde la energía vital necesaria para llegar y recorrer 16 horas, demasiado rápido.

Muchos padres me preguntan con cierto descreimiento: ¿ de qué está cansado?
Es un vago, no hace nada, está tirado, todo lo posterga...¡Yo soy el que está estoy agotado!

Quieren que les cuente? Voy a tratar de hacerlo usando ejemplos concretos, pero haciendo alusión a otros sistemas.
Funcionar con TDAH es a diario despertarse y es como subirse a un auto que a veces no puede ni arrancar siquiera.


Es para otros, ni siquiera llegar a bañarse, porque no logran que su conciencia despierte, salvo después de varios cachetazos de alto costo. Gritos, castigos, perder el presentismo en el trabajo, quedarse libres por faltas, o llegadas tarde. Caras de reprobación, juicios devastadores y cultivar progresivamente una imagen de irresponsable o de un ser cómodo y egoísta. Salir sin desayunar, correr un tren o cruzar en rojo, llegar despeinados, sin maquillaje, o a medio vestir cada día.






Funcionar con TDAH es funcionar de manera MUY DIFERENTE al resto.




Es saber que en el caso de que nuestro vehículo encienda, no sabemos adonde nos dirigimos.
Tener Foco puede ser posible, pero perderlo de la mano de un destino mas atractivo, o una parada en el camino no prevista, es mas frecuente que lo primero.
Imaginemos por un momento que la energía fuera el combustible de ese vehículo.
Un vehículo que en vez de conducir por autopistas sin paradas ni peajes en caminos rectos, lo hiciera sorteando obstáculos, recorriendo ciudades cercanas, haciendo recorridos poco eficientes, o tomando el viejo camino de campo... ripio y kilómetros de desvío. Se gastaría todo el tanque antes de llegar a destino, ¿no? Que costoso, que frustrante.

Así como ese vehículo imaginario estamos nosotros, que muchas veces ni siquiera podemos ponernos en marcha, pero nuestra mente, sin rumbo ni gps, se dirige de una idea a otra, de un proyecto que nos plantea un problema a la mágica solución tranquilizadora de abandonarlo, justificando algo que nos calme, mientras nos subimos al entusiasmo de otro nuevo.



Y si tenemos ideas, y en nuestro entusiasmo deseamos ejecutarlas sin detenernos, sin siquiera pensar si será viable, o nos generaría un perjuicio grave, ponemos primera y a fondo el acelerador sin siquiera saber que es lo primero.

Sería como no poder esperar en un paso a nivel, y desviarnos con altas probabilidades de perdernos, pero con la vivencia de estar en movimiento, sin que ese estilo califique de ineficiente.





Y todo este derrotero agotador, que es como subir caminando en pendiente, nos deja vacíos de energía suficiente, que también es combustible imprescindible para manejar nuestras emociones.
Así cansados, frustrados, aburridos, desmotivados, probablemente seamos mas inflamables que la nafta misma.

Volar por los aires disparados por el entusiasmo, también puede ser cansador para nosotros. Tal vez no lo sean tanto como las crisis de miedo, o las de ira o la invasora tristeza y desesperanza que apagan toda luz que ayuda a ver donde estamos parados. Circular con un tanque lleno de combustible pero sería algo parecido a lo que sucede desde que abrimos los ojos...

La energía aún para los que parecen derrocharla sin dejar de moverse se agota sin aviso y nos deja en medio de la nada.


Y si agotados, de un caminar sin llegar a destino, o llegar a destinos donde esperan críticas, fracasos,castigos, pérdidas o frustraciones, llegamos con suerte al final del día.
Agotados, pero despiertos, otro karma tremendo cuando en la noche, para muchos adedianos la mente sigue despierta.





Por esto es que les recomiendo, con el entusiasmo que me caracteriza, que para recargar los tanques, y sellar los agujeros, no hay que esforzarse más sino menos.
Llenemos nuestras reservas de emergencia, haciendo algo que nos encante. Cantá, tocá la guitarra, o el saxo o la batería. Baila, o camina con tu perro. Salí al sol, tirate en el pasto, sentate por un cafecito si llueve a mirar los charcos. Tejé una bufanda. Hacé una torta.
Visitá a tu abuelo, mirá una película vieja que te haya emocionado. Ayudá a alguien. Andá a misa.
Pintá un cuadro, dibujá usando colores o lapiz gruesos. Usá acuarelas como cuando éramos niños.
Pateá una pelota, o cométe una porción de pizza en un mostrador viejo.
Hacé pancitos, o cocina panqueques, date un buen baño, ponete perfume o cortá el césped, salí a andar en bici, o comé un montón de mandarinas frescas.
No te quejes, no que quedes encerrado en lo que no hiciste bien, hacé algo que te haga sentir que la vida es una oportunidad de cambio permanente.

Pero registralo, porque nuestra energía vital es esa, la que nos nutre sin descargarse. La que respiramos sin darnos cuenta.
Vos podés cambiarlo, si estás atento solo a eso.


Si después de haber recibido la información por sus médicos, y tratar su problema de la manera que los ayude, alguno de los que comparten tiempo con Uds. : padres, esposos, hermanos, terapeutas, docentes, jefes, etc. aún les preguntan cómo es que están cansados, no les contesten, simplemente acérquenle algún libro que hable de los costos de la disfunción ejecutiva, pues si les explicaron que es TDAH no entendieron nada.



Buena Semana
Norma Echavarria


lunes, 22 de febrero de 2016

Para reflexionar. Trastornos alimentarios, quien debora a quien?

Dicen muchos, estos adolescentes de hoy, estan perdidos.Nada les interesa, solo se cuelgan de una pantalla... Estos casi 4 minutos, son el resultado de lo que una adolescente que se propuso transmitirnos un gran mensaje.. Gracias a esto podemos entender que ellos, solo son víctimas de un mundo sin adultos. No son ellos, somos nosotros. La presión, el constante deseo de éxito, el culto por la delgadez como símbolo de lo elegante, y de lo bello, llevan aniquiladas muchas vidas, muchos seres maravillosos. El TDAH suele coexistir con trastornos alimentarios, no se olviden. Ambos cargan con el enorme peso del sufrir en el mas absoluto silencio. Gracias Mechi Chutrau Nuñez. Un lujo, y un TRABAJO impecable! Norma Echavarría Mercedes cursa el año 11 del St George´s Norte